PaintingsPaintings

Pintura

Una costra de sangre, que no termina de ser, no llega a ser forma, no llega a ser cuerpo, ni piel, es costra, es sangre.

¿Cuánto dura la vida?

Pinturas realizadas entre los años 2017 y 2018, en relación con varias series de performativas que indagan el cuerpo y mi propio cuerpo como soporte y lugar simbólico en tanto se convierte en sustrato de emociones, narrativas, conceptos y entorno.

Esta serie de trabajos pictóricos configuran procesos de prueba, un espacio de experimentación donde la matriz pictórica me permite dialogar y enlazar con mis propuestas performáticas, con los objetos, graficas e instalaciones, proponiendo un sistema de retroalimentación referencial.

Trabajando en diversos formatos, en soportes como papel y tela, configuro una propuesta de lenguaje netamente informalista, donde mancha, trazo, materia, línea y forma son los significantes constituyentes de la pintura, abordando los límites de un expresionismo abstracto, que deconstruye la acción propia del pintar y la imagen, generando en la exacerbación de la materia como tal, su textura y espesor la resignificación del cuerpo como referencia.

Utilizando una paleta monocroma como escenificación concreta de la materia, fundamentalmente negro, blanco y grises, realizo serializaciones de imágenes como patrón o matriz que me permite la reiteración casi mecánica y pulsativa del gesto como un mecanismo obsesivo de rehacer constantemente la imagen pintada. La impresión constante de la mancha va generando capas materiales que lindan lo objetual, desgarrando el origen de las formas para constituir una autonomía material.