TextText

Mal de ojo. Texto para muestra de pintura Galería Guillermo Núñez
2016

Se pueden enhebrar ciertas lecturas, al ver estos trabajos, que aluden a lo latente y oblicuo desde una mirada sicoanalítica, sin duda es tentador hacerlo; sin embargo, parece más pertinente abordar este conjunto desde lo disciplinar y su puesta en juego frente a los géneros en que se desarrolla su programa de trabajo.

Cuando nos reunimos para redactar el presente texto, surgió de la conversación una idea acerca de la destrucción de la figuración, cuando lo que parece más apropiado sería hablar de un forzamiento de la figuración, como cuando uno fuerza un material y lo hace trabajar al límite de sus posibilidades físicas. Es como tensar un arco de madera, o lo que ocurre con algunos escultores que trabajan peleando con el material de tal manera de convertirlo en otra cosa, en este sentido, creo que estos trabajos se inscriben en un sistema inspirado por ese ánimo, esa voluntad por forzar el material, y más que forzar el material, es forzar sus potencias hacia la figuración y llevarla a un programa visual donde finalmente se produce una figuración al límite de sus posibilidades.

Es como si los cuadros llegaran sudando, sin elegancias ni formalidades, y lo interesante en este caso es que están en ese limbo, en esa cuerda floja, en que no termina de ser pintura abstracta, ni son ejemplos de pintura figurativa tradicional, y, ciertamente no es la figuración que uno espera.

Las obras exhibidas son pinturas oscuras desde el punto de vista físico, son oscuras visualmente, pero también son oscuras en términos simbólicos, las imágenes no apelan a una una sexualidad o a un desnudo ni placentero ni feliz, ni siquiera muy erótico. Entonces surge una espacie de desnudez incomoda un poco oblicua, oscura.  

Mal de ojo, no con la intención de producir un perjuicio sino de encantar o hipnotizar al espectador, es lo que me viene al recuerdo cuando intento sintetizar lo que me producen estas imágenes. Un estado de indefensión frente a lo que me evocan y que reproducen en el inconsciente sensaciones de las que podemos hacer algunas referencias, pero no definiciones concretas o formales. Pero es esto lo que me interesa y atrae con un poder que emana de las superficies pintadas, que en esta oportunidad, como casi siempre, son las que pueden hablar de cosas de las que otros lenguajes visuales no pueden.

Víctor Pavez
Artista visual y docente